Novedades en las potras de la Yeguada Yeth

Novedades en las potras de la Yeguada Yeth

El tiempo a veces pasa muy deprisa…tanto es así que las potras de la yeguada comienzan a moverse.
Empezamos por la mayor, Baluccetta de Yeth. La primera potra de la yeguada ya cuenta con un año y medio y para que posteriormente en su doma parte resulte en parte más fácil decidimos llevarla hasta Villanueva. La metimos en un box con el fin de que aprendiese a ramalear, se acostumbrara al contacto humano, a que le cogieran manos y pies, etc.
El tamaño de Baluccetta para la edad que tiene es considerable. Pasa sobradamente el 1,50 y, aunque aún no está desarrollada, su físico resulta parecido al de su madre.
El comportamiento de Baluccetta ha sido gratamente sorprendente. Siempre había demostrado un poco de carácter, pero en el día a día ha resultado ser muy agradable, aunque de vez en cuando saque su genio. El primer día ramaleaba sin problema después de viajar en el van sin moverse. Progresivamente he ido atándola a la pared (con mucha tranquilidad y sin agobios), me he lanzado a tocarla por todos lados, a soltarla y cogerla sin tener que perseguirla, a cogerle las manos, cogerle los pies, etc. Ha sido una experiencia gratificante. Ya ha vuelto a Ávila hasta que toque desbravarla. Cuando eso ocurra, recordaremos todo lo aprendido en estas tres semanas en cada visita.
Seguimos por la pequeña, Copetta de Yeth. Tras haberse curado del ojo completamente y no tener ninguna secuela de la pequeña herida que se hizo con una rama, llega el momento del destete.
Copetta tampoco es pequeña de tamaño para sus pocos meses. Lo que sí parece es estar más acostumbrada al contacto. Su físico es diferente, me da la impresión de que será un poco más ancha que Saletta y Baluccetta.
Para el destete Copetta se quedó en el mismo prado donde ha pasado los últimos meses en compañía del potro de pony con el que ha estado viviendo. En lugar de cambiar a Copetta, lo que hicimos fue mover a Saletta, hacia el prado más lejano de la finca. Unas cuantas carreras de la pequeña y algunos relinchos al principio, y tras unos momentos más nerviosos el destete se hubo realizado.
A la vuelta de Baluccetta a la finca de Ávila, ésta pasa a vivir en un prado con Copetta y el potro pony. Cuando se juntaron no hubo ningún problema, se olieron un poco y a galopar.
La madre, Saletta, sigue su tercer embarazo con total normalidad. Y se mantiene igual que siempre.

Saletta1.1Baluccetta1Baluccetta2Copetta1Copetta2.2Baluccetta y Copetta

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − doce =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies