Mantener al caballo recto en el salto

Anteriormente comenté en un artículo acerca de caballos que se alivian a un lado cuando saltan. En esta ocasión hago referencia a aquéllos que pierden la rectitud antes o después del obstáculo.

Este problema es posible que aparezca en caballos jóvenes o caballos que tienen poca o ninguna experiencia frente a un obstáculo.

El hecho de que pierda la rectitud antes del salto puede hacer que la llegada al mismo no sea buena. Y cuando la rectitud no es buena después del salto, esto puede influir en como afrontar un posible salto posterior.

¿Qué podemos hacer? Algunos ejercicios para abordar esta situación pueden ser:

  • Colocar barras perpendicularmente al salto (antes y después del mismo), de tal manera que corrijan la trayectoria de nuestro caballo. Se puede colocar una barra cerca del obstáculo o varias antes del mismo. Estas barras se pueden colocar únicamente al lado al cual se desplaza nuestro caballo, o a los dos lados. Podemos colocar dos saltos (como una calle) y colocar barras de guía para que nuestro caballo mantenga la rectitud entre un obstáculo y otro.

  • Saltar detrás de otro caballo. Utilizar a un caballo experimentado, colocarlo delante de nuestro caballo y saltar detrás suyo. Atención a la distancia con el caballo que utilizamos de guía para no tener problemas con el salto a la hora de tomarlo.

  • Colocar un salto pegado a la pared. Sí nuestro caballo mantiene la rectitud pegado a la valla o pared del picadero, aprovechamos y saltamos manteniendo esa rectitud. Como ejercicio previo podemos trabajar cabeza a cabeza, buscando que nuestro caballo mantenga la rectitud pegado a la valla.

Para preparar a un jinete frente a este problema podemos hacer un ejercicio relativamente simple. Colocamos 3 o 4 conos delante de un obstáculo a una distancia del salto de unos 15 metros aproximadamente y una distancia entre conos de unos 5 metros. Antes de saltar el obstáculo realizamos un zig zag entre los conos (la distancia al salto y entre los conos se puede modificar para que se complique o facilite el ejercicio). Vamos a prestar atención al equilibrio del jinete y a las ayudas de la mano, el peso y, principalmente, la pierna. Siempre debemos buscar que nuestro caballo afronte el obstáculo lo más recto y por el centro posible.  

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 5 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies