El cuidado y la prevención de los arestines

¿Cuándo pueden aparecer los arestines? Principalmente los casos que he visto han sido en la época de lluvia, cuando las pistas se encuentran más embarradas o encharcadas, o nos encontramos con el campo con mayor cantidad de barro que en épocas más secas.

La principal causa de este problema era la falta de limpieza e higiene de las extremidades del caballo en cuestión, es decir, no lavar bien el barro y la suciedad acumulada por el caballo después de trabajar. La falta de atención suponía la aparición de arestines. ¿Por qué? Pues porque se limpiaba el barro de la parte delantera del casco (la que a simple vista se nota más fácil) y la parte de atrás se dejaba sin limpiar. He tenido la fortuna de ver a un buen mozo de cuadra estar muy atento con este tema y hacer mucho hincapié en la limpieza de manos y pies de los caballos en épocas de lluvia.

Para que no puedan aparecer los arestines, recomiendo que se preste mucha atención a la limpieza de la zona de atrás de la cuartilla y los talones (es la zona donde suelen aparecer). No se trata solamente de quitar el barro, sino de saber que la humedad también puede ser una causa de que aparezcan los arestines. Tener una toalla a mano para secar los pies y las manos de los caballos después de la ducha también ayuda a que no aparezcan. Ojo con vendar de descanso con el caballo húmedo, hecho que también puede ayudar a que salgan arestines.

¿Qué síntomas podemos apreciar? Desde una leve cojera (o no tan leve), pasando por unas costras que salen en la parte posterior de la cuartilla y los talones, hasta una inflación de la extremidad afectada.

¿Cómo podemos solucionar el problema? Siempre poniéndolo en conocimiento del veterinario y haciendo caso al tratamiento y recomendaciones del mismo. Limpiar y desinfectar la zona afectada, aplicar distintas cremas (en algunos casos me han recomendado Furacin) y mantener la zona lo más seca posible.

¿Qué prevenciones podemos tener? Limpieza a conciencia de las extremidades, lavado y secado de las mismas. Atención a la cama y también a los protectores, que éstos no estén desgastados ni mantengan barro y suciedad de días anteriores o que las vendas de trabajo no estén totalmente limpias.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies