La posición del jinete

En todas las disciplinas la posición del jinete cobra una importancia fundamental. En cada disciplina podemos mantener una posición diferente, en función de lo que ésta aporte al binomio.

Una correcta posición del jinete puede ayudar a un mejor equilibrio con el caballo y del caballo.

Podemos hablar de tres bloques: la colocación de la pierna, la colocación de la mano y la colocación la espalda (hombros). Estos tres bloques se pueden colocar de forma independiente, pero bien es cierto que están relacionados en cuanto a su posición.

La posición de la pierna del jinete.

La colocación de la pierna va ligada a la disciplina que se practique. En doma, el estribo va más largo y la montura tiene una almohadilla que invita a que llevemos la pierna estirada. En salto el faldón de la montura es más corto y adelantado, lo que hace que junto con un estribo más corto la pierna esté ligeramente flexionada.

Podemos encontrarnos algunos problemas:

  • Subir las rodillas.

  • Puntas del pie hacia abajo y talones del pie hacia arriba.

  • Puntas del pie hacia afuera.

  • Mover los pies hacia atrás.

  • Adelantar los pies.

  • Apretar con las rodillas.

Planteo algunos ejercicios para mejorar o solucionar estos problemas:

  • Trabajar sin estribos. No sólo a un aire, sino también las transiciones.

  • En la misma sesión de trabajo, alargar y acortar los estribos.

  • Unir ambos estribos (con una correa de horseball, por ejemplo).

  • Trabajar distintos ejercicios de subir y bajar los talones, subir y bajar las rodillas, etc.

  • Soltar y coger los estribos tratando de no mover el pie entero, es decir, moviendo sólo la punta del pie hacia arriba y/o hacia delante.

La posición de la mano del jinete.

La colocación de la mano puede resultar importante con el contacto que llevemos con la boca de nuestro caballo. Una mala posición de la mano puede implicar un mal contacto o un caballo incómodo a la hora de trabajar. Cuando un jinete se inicia en la práctica de la equitación es recomendable que empiece cogiendo las riendas con una sola mano, ya que si empieza cogiendo ambas riendas puede mover en exceso la mano y no conseguir un buen equilibrio sobre el caballo.

Posibles problemas que podemos encontrarnos:

  • Subir las manos. O subirlas y bajarlas cuando trotamos levantado.

  • Que la rienda se quede larga por no cogerla correctamente.

  • Girar o rotar las muñecas (como si cogiéramos el manillar de una bicicleta o moto).

  • Sacar los codos.

  • Mover las manos.

Planteo unos ejercicios para mejorar algunos de estos problemas:

  • Pasar una fusta por ambos pulgares.

  • Llevar una fusta en cada mano. Sí son fustas largas trataremos de moverlas en la menor medida posible.

  • Sí nuestro caballo lleva pecho petral, pasamos las riendas por el mismo y así evitamos subir las manos.

  • Para evitar que la rienda quede larga, podemos colocar marcas en la misma (un simple trozo de esparadrapo nos puede servir como marca).

El simple hecho de colocar bien la muñeca (no colocar las manos como en una moto), con los pulgares mirando hacia el arriba, puede ayudarnos a no separar los codos del cuerpo, consiguiendo que estos vayan cerca de los costados, y a que nuestros hombros no vayan adelantados y nos resulte más sencillo colocarlos de forma correcta. Girando la muñeca podemos colocar nuestros codos y nuestros hombros.

La posición de la espalda del jinete.

La colocación de la espalda puede afectar al equilibrio, tanto del jinete como del caballo. Por ejemplo, un cambio brusco de esta posición frente a un obstáculo puede provocar que nuestro caballo se pare. Atención también a la colocación de los hombros, en ocasiones nos podemos encontrar con un hombro más adelantado al otro, lo que también puede provocar un desequilibrio.

Algunos problemas que nos encontramos:

  • La espalda del jinete va hacia adelante.

  • La espalda del jinete va hacia atrás.

  • Cuando el jinete mira la cabeza de su caballo, nuestros hombros tienen tendencia a adelantarse.

  • Un hombro más alto que el otro, más adelantado o más retrasado.

Planteo algunos ejercicios para mejorar estos problemas:

  • Mientras trabajamos a nuestro caballo (al aire que sea), miramos a un punto fijo que tengamos delante de nosotros, por ejemplo, por encima de la orejas de nuestro caballo.

  • Colocamos un elemento en medio de la pista (un cono sobre un reparo, por ejemplo) y mientras trabajamos no dejamos de mirarlo, tratando de mantener la posición de nuestra espalda correctamente en todo momento.

  • Realizar cambios en el trote, trabajando sobre trote levantado, trote sentado y trote en suspensión. En este ejercicio vamos tratar de mantener nuestra espalda recta.

Para mejorar la posición del jinete en general, es importante trabajar y mejorar cada uno de estos tres bloques, ya que la posición de los mismos va unida.

También encontramos problemas que van ligados. Por ejemplo, si nuestra pierna se va hacia atrás, nuestra espalda va a tener tendencia a ir hacia adelante y por el contrario, cuando nuestra pierna se va hacia delante la espalda tiene tendencia a ir hacia atrás.

Para conseguir una buena posición a caballo, es importante tener a alguien pie a tierra que nos comente nuestra posición desde su punto de visión. Pero también es importante que nosotros desde el caballo hagamos hincapié en colocarnos correctamente. Un día de trabajo sencillo, o mientras estiramos a nuestro caballo antes de trabajar, podemos centrarnos en colocarnos adecuadamente. Utilizar referencias en la pista (la puerta, una esquina, pasar al lado de un salto, etc.) nos puede recordar colocar bien nuestra mano, nuestra pierna o nuestra espalda.

Leer más

Trabajar sobre un oxer

Podemos definir oxer o fondo como un obstáculo que se compone de 2 barras paralelas que pueden estar a la misma altura o la segunda barra ligeramente más alta que la primera, colocando debajo de la primera barra distintos elementos a modo de referencia (una barra, un tablón, una pantalla, etc.). Artículo 210 del Reglamento de Salto de Obstáculos de la Real Federación Hípica Española “Un obstáculo de fondo es el que está construido de tal manera que exige un esfuerzo tanto a lo alto como a lo ancho.” http://xurl.es/7p2ey )

Sobre un fondo se pueden plantear diferentes trabajos, de cara a que nuestro caballo lo afronte correctamente y, por ejemplo, no tenga problemas en concurso con este tipo de salto.

Para realizar estos diferentes ejercicios debemos tener claro que la batida que tiene que hacer el caballo para afrontar correctamente el oxer tiene que ser más cercana que la batida sobre un vertical.

A diferencia de un obstáculo vertical, el oxer no sólo puede aumentar su altura, sino también su anchura, es decir, para que resulte más complejo subimos la altura de las barras y las separamos más. En competición la anchura de los fondos está regulada en función de la altura de la prueba (ver Anexo IV del Reglamento de Salto de Obstáculos).

Para facilitar que nuestro caballo realice correctamente un salto sobre un oxer, podemos saltar de inicio un fondo boleado, es decir, que la segunda barra esté ligeramente más alta que la primera.

Otra diferencia que encontramos con el vertical, es la de que en el fondo las pajaritas se pueden colocar tanto en la primera barra (más enfocado hacia que el caballo trabaje sobre sus espaldas) como en la segunda barra (más enfocado hacia el trabajo de los posteriores).

Cuando ensanchamos el oxer podemos colocar una barra cruzada sobre las dos barras paralelas para que nuestro caballo pueda tener una referencia visual de la anchura del fondo.

Es recomendable colocar la segunda barra del oxer con soportes de seguridad, frente a posibles derribos de nuestro caballo. Si no tuviéramos este tipo de soporte, podemos dejar la segunda barra colocada para que sea derribada (los reparos muy abiertos y la barra en el borde, por ejemplo). Según el reglamento, en concurso es obligatorio el uso de los soportes de seguridad, incluso en la pista de ensayo.

Como ejercicios para trabajar sobre un oxer o fondo:

  • Colocar un fondo con una barra de entrada o de tranqueo, de tal manera que invitemos a nuestro caballo a que realice su batida cerca del salto.

  • Colocar una calle a una distancia cómoda para nuestro caballo. El primer elemento será un vertical y el segundo un oxer, que iremos subiendo y ensanchando progresivamente.

  • Colocar un pequeño laboratorio, compuesto por una cruzada y fondo. La distancia entre ambos debe ser ligeramente corta para que nuestro caballo se aproxime al oxer.

Aparte de los tipos de oxer o fondos mencionados, podemos colocar un fondo de cruzadas, compuesto por dos cruzados colocadas de forma paralela, de tal manera que el caballo afronta las dos en el mismo salto.

Leer más

Daruccietto de Yeth

El pasado 26 de marzo, hacia las 9 de la noche, nacía el primer potro de la Yeguada Yeth. Tras dos yeguas como primeras crías de la yeguada, nace un macho.

Como no podía ser de otra manera, es hijo de Saletta y de Clarucci C, un joven semental de la Yeguada Campos (Clarence C x Candillo http://www.yeguadacampos.com/_html/main.php?id=449&taal=es&page=hengsten).

Esa misma tarde había pasado a ver a Saletta, y me sorprendió lo gorda que estaba en esta ocasión. Comenté que le quedaba poco para parir y un par de horas después, en una de las rutinarias visitas, se encontraron a la madre secando a Daruccietto. Todo fue perfectamente y tanto Saletta como su potro se encuentran muy bien.

Daruccietto de Yeth es de capa castaño oscuro. Como su hermana Copetta, tiene los dos pies calzados de blanco y una pequeña estrella blanca en su frente.

En unas semanas tanto Saletta como Daruccietto viajarán hasta Ávila, en donde se encuentran Baluccetta y Copetta, las otras dos potras de la Yeguada Yeth.

Leer más

Mantener al caballo recto en el salto

Anteriormente comenté en un artículo acerca de caballos que se alivian a un lado cuando saltan (/caballos-que-se-alivian-a-un-lado-del-obstaculo/). En esta ocasión hago referencia a aquéllos que pierden la rectitud antes o después del obstáculo.

Este problema es posible que aparezca en caballos jóvenes o caballos que tienen poca o ninguna experiencia frente a un obstáculo.

El hecho de que pierda la rectitud antes del salto puede hacer que la llegada al mismo no sea buena. Y cuando la rectitud no es buena después del salto, esto puede influir en como afrontar un posible salto posterior.

¿Qué podemos hacer? Algunos ejercicios para abordar esta situación pueden ser:

  • Colocar barras perpendicularmente al salto (antes y después del mismo), de tal manera que corrijan la trayectoria de nuestro caballo. Se puede colocar una barra cerca del obstáculo o varias antes del mismo. Estas barras se pueden colocar únicamente al lado al cual se desplaza nuestro caballo, o a los dos lados. Podemos colocar dos saltos (como una calle) y colocar barras de guía para que nuestro caballo mantenga la rectitud entre un obstáculo y otro.

  • Saltar detrás de otro caballo. Utilizar a un caballo experimentado, colocarlo delante de nuestro caballo y saltar detrás suyo. Atención a la distancia con el caballo que utilizamos de guía para no tener problemas con el salto a la hora de tomarlo.

  • Colocar un salto pegado a la pared. Sí nuestro caballo mantiene la rectitud pegado a la valla o pared del picadero, aprovechamos y saltamos manteniendo esa rectitud. Como ejercicio previo podemos trabajar cabeza a cabeza ( /trabajo-cabeza-cabeza/ ), buscando que nuestro caballo mantenga la rectitud pegado a la valla.

Para preparar a un jinete frente a este problema podemos hacer un ejercicio relativamente simple. Colocamos 3 o 4 conos delante de un obstáculo a una distancia del salto de unos 15 metros aproximadamente y una distancia entre conos de unos 5 metros. Antes de saltar el obstáculo realizamos un zig zag entre los conos (la distancia al salto y entre los conos se puede modificar para que se complique o facilite el ejercicio). Vamos a prestar atención al equilibrio del jinete y a las ayudas de la mano, el peso y, principalmente, la pierna. Siempre debemos buscar que nuestro caballo afronte el obstáculo lo más recto y por el centro posible.  

Leer más

Hoy no sé que hacer

Hay días en los que por sistema o excepcionalmente tenemos que trabajar solos, sin profesor o entrenador pie a tierra.

Ante este hecho nos podemos preguntar, ¿qué hago con mi caballo?, ¿qué puedo trabajar hoy? Puede ser habitual ver a jinetes dar vueltas por la pista sin mucho rumbo o sentido en lo que hacen. El hecho de que el profesor les dé unas pautas puede ayudar a que sepan qué trabajar, pero esto no significa que trabajen correctamente y dejen de dar vueltas.

Existen varios libros en el mercado que explican y plantean determinados ejercicios a realizar por jinetes de diversos niveles. Hacer estos ejercicios no siempre puede ser positivo. En ocasiones debemos adaptarlos a nosotros como jinetes, es decir, nos pueden servir de guía y sobre todo, nos pueden dar distintas ideas de qué y cómo trabajar a nuestro caballo. Poner en común con nuestro profesor o entrenador estos ejercicios puede ayudarnos a trabajar aún mejor cuando estemos solos en una pista.

Además de estos libros podemos trabajar con las figuras básicas de doma, círculos, vueltas, medias vueltas, serpentinas, etc. Plantearnos enlazar varias de estas figuras a diferentes aires puede ayudarnos a trabajar mejor. Introducir transiciones en estos ejercicios amplía las opciones de trabajo en solitario.

Otro posible trabajo en solitario que no requiere de mucha ayuda externa es el de trabajar series. Trabajar con un cronómetro y hacer series de trote o de galope. Si queremos jugar con los tiempos y ampliar nuestro ritmo podemos tomar como referencia un punto de la pista y cronometrar cuanto tardamos por vuelta, aquí podemos intentar trabajar con un ritmo de recorrido (350 metros por minuto, por ejemplo)

También podemos realizar algunos ejercicios simples con barras. Con una sola barra, con barras de tranqueo, etc. En función de nuestro nivel así lo podremos hacer más complejo o más sencillo.

Trabajar nuestra posición sobre el caballo y el asiento también puede resultarnos útil en nuestro aprendizaje como jinetes. Colocar correctamente los pies, las manos, la espalda, etc. o incluso trabajar sin estribos.

No hace falta que estemos sin un profesor en la pista para trabajar determinados ejercicios, podemos realizarlos cuando nuestro profesor nos permite trabajar por libre en la pista.

Hago hincapié en el hecho de comentar con el profesor o entrenador los distintos ejercicios que podemos hacer, porque poniendo en común el posible trabajo nos pueden guiar y ayudar a qué y cómo trabajar en diferentes ocasiones.

Leer más

Trabajar con barras de tranqueo

Las barras de tranqueo nos pueden servir para trabajar algún concepto en concreto (la amplitud de tranco, por ejemplo) o a modo de estiramiento o calentamiento para nuestro caballo.

Las medidas iniciales que vamos a tomar (aproximadas) serán de entre 3,5 y 5 pies para las barras de trote y de entre 9 y 11 pies para las barras de galope. Podemos colocar 4 barras como regla general, también se pueden colocar 5 o 6. Cuantas más barras coloquemos, más complejo puede resultar el ejercicio.

Diferentes ejercicios para trabajar con las barras:

  • Ampliar el trote. En primer lugar, colocamos las barras separadas a 4 pies, pasamos varias veces. Aumentamos a 4,5 pies la separación y volvemos a pasar, debemos buscar que nuestro caballo empiece a ampliar su trote. Ampliamos de nuevo, 5 pies y repetimos. Se puede intentar colocar a más de 5 pies, esto dependerá un poco del tipo de caballo.

  • Acortar o reunir el trote de nuestro caballo. Colocaremos las barras a 4 pies de distancia entre las mismas. Tras pasar varias veces, colocamos las barras a 3,5 pies y repetimos. Podremos colocar las barras a 3 pies.

  • Colocamos 4 barras a una distancia de 4 pies, las pasamos en varias ocasiones. Con ayuda de cavallettis o un reparo elevamos la punta izquierda de la segunda barra y la punta derecha de la tercera barra (da igual el lado que elevemos, lo interesante es elevar alternativamente las barras). También podremos elevar la primera y la cuarta barra posteriormente.

  • Trabajo sobre un círculo. Colocamos 4 barras en un círculo (las puntas de las barras interiores estarán más juntas que las exteriores), separando el centro de las barras a una distancia de 4 pies. Cuanto más cerrado hagamos el círculo más exigente puede resultar para el caballo.

  • Alargar y acortar el galope. Al igual que en el trote podemos trabajar sobre galope. De inicio colocamos las barras a 9 pies. Para alargar podremos llegar a 11 pies de separación y para acortar a 7 pies. En función del caballo podremos alargar o acortar más la distancia de las barras.

Es importante que el jinete mantenga un contacto firme (si la rienda flota es posible que el caballo tropiece) y una adecuada impulsión, enviada desde la pierna.

Podemos hacer más complejos los ejercicios enlazando algunos entre sí. Por ejemplo:

  • Colocar 4 barras de trote a 4 pies y a 15 metros colocar a 5 pies las barras. Este ejercicio se puede hacer combinando alargar y acortar el trote. Tampoco es necesario que estén colocadas todas las barras en línea recta.

  • Partir un círculo en cuatro cuartos y colocar barras en 2 de ellos, alternarlos.

  • En un ocho (dos círculos en donde cambiamos de mano entre uno y otro) colocamos 4 barras en cada uno de ellos.

  • Trabajar con barras de trote y de galope. Colocando unas primero y otras después, en función de lo que queramos trabajar. Si queremos trabajar la transición al galope, van primero las de trote; y si queremos trabajar la transición al trote primero colocamos las de galope y después las de trote.

  • Con jinetes que tengan poca experiencia con el salto, o que se estén iniciando, podemos realizar un recorrido de barras de tranqueo al trote, colocando 3 barras en lo que sería cada obstáculo.

  • Con jinetes más avanzados que pierdan el ritmo de galope en su recorrido podemos plantear hacer un recorrido y cada 2 o 3 obstáculos colocar unas barras de tranqueo al galope (más bien separadas), para que el jinete mantenga un ritmo de galope adecuado.

Podemos variar y trabajar con distintos ejercicios de barras de tranqueo en función de las necesidades del jinete o del caballo.

También podemos incluir las barras de tranqueo en algunos ejercicios de laboratorio.

Leer más

“Estar fresco”

Tanto para el jinete como para el caballo puede ser importante estar fresco. Una expresión que puede tener dos sentidos algo distintos.

De cara al jinete se puede enfocar hacia factores externos que le afecten. En este sentido hago referencia a aquellas cuestiones de la vida cotidiana que pueden afectarnos (problemas en el trabajo, falta de sueño, cansancio físico,etc.). Estos hechos pueden hacer que no tengamos frescura a la hora de montar y provoque que nos volvamos un poco bruscos con la mano, nos falte presión de la pierna, no terminemos de conseguir que nuestro caballo vaya bien (o como nosotros queremos).

Otro factor que puede provocar que no estemos frescos puede ser la ansiedad o el agobio producido por un caballo concreto (un caballo con el que hayamos tenido una mala experiencia, una competición, un tipo de obstáculo, etc).

En cuanto al caballo, esta falta de frescura puede deberse a un exceso de trabajo o falta del mismo (el caballo no está en forma y esto se nota a la hora de trabajar), falta de confianza frente a un obstáculo (o frente al hecho de saltar), monotonía en el trabajo (repetición continua del mismo ejercicio), etc.

También podemos encontrar con que nuestro caballo no está fresco por algún tipo de estrés. Esto puede ser causado porque el caballo no viaje bien (el transporte puede provocar estrés en algunos caballos, o viajar en un camión o remolque pequeños), también puede ser causado por el hecho de encontrarse solo en la pista (en una competición, por ejemplo), etc.

Cuando alguna de las partes del binomio (e incluso las dos partes) no está fresca, puede resultar necesario cambiar algo. Parte del trabajo, el entorno, los ejercicios, etc.

Frente a un bloqueo puntual del caballo o el jinete, trabajar fuera de la pista (en el campo, por ejemplo) puede resultar positivo, o simplemente el hecho de estirar o calentar en otro contexto puede ayudar a que luego se trabaje mejor. 

Leer más